14 junio 2013

Alto de Santa Elena, el puerto más bonito de Medellín

Santa Elena se sube habitualmente en competencia
El famoso alto de Santa Elena es muy utilizado como final de etapa, tanto en la Vuelta a Colombia como en el Clásico RCN y otras pruebas ciclísticas antioqueñas. Aunque la mayoría de las veces se programa como etapa contra el cronómetro en escalada, este año viene como final de etapa en línea en la penúltima fracción de la Vuelta. El gran Lucho Herrera y Oliverio Rincón ostentaron en su momento el record de la subida.

La carretera de Santa Elena por su vertiente oriental comienza en las propias calles del centro de Medellín. La única pega, que es la misma de todos los puertos de Medellín, es que la primera parte transcurre en zonas urbanas repletas de tráfico.


Lo más duro es la primera mitad del puerto. Tras un primer kilómetro de toma de contacto, con una rampa al 10%, nos encontramos en el segundo kilómetro con “las mellizas”, un par de duras rampas de 400 metros al 11.5% de pendiente, con dos picos máximos al 15 y 16% que nos cortan el aliento. Afortunadamente luego nos recibe un kilómetro largo al 5% donde recuperarnos justo antes de la parte más exigente del puerto, con algo menos de 4 kilómetros y medio entre el 7 y 8.5%, con varias rampas duras del 10 y 12%. En esta parte, aún en plena zona urbana de Medellín, trazamos hasta tres bonitas curva-contracurva en herradura que hacen entretenida la subida. Tras superar este tramo llegamos a otro kilómetro algo más suave al 5%, donde hay que aprovechar para hidratarse y comer algo, pues nos falta aún la mitad del puerto por superar. Hemos salido de la zona urbana y ahora podemos disfrutar del paisaje y de un rugoso pero amplio asfalto.

Llevamos recorridos 8 kilómetros cuando entramos a la zona de pendiente más mantenida de Santa Elena. Los siguientes 7 kilómetros y medio son muy constantes, siempre entre el 6 y 7% de media, donde es aconsejable buscar un buen ritmo de ascensión, regulando siempre la respiración con la cadencia de pedaleo. Las 3 curvas de herradura que traza la carretera nos permiten variar la perspectiva de la maravillosa vista sobre el norte de la ciudad y el valle de Aburrá. A diferencia de la primera parte del puerto ahora transitamos entre bosques, cañadas, pájaros y pura naturaleza. No en vano estamos junto al Parque Natural Arví. Poco a poco vamos ganando altura. Tras superar sin mayores problemas hasta tres cortas rampas al 10% nos acercamos al fácil último kilómetro al 4.5%. Si no gastamos todas nuestras fuerzas durante el ascenso, alcanzado este punto solo nos queda acelerar el ritmo y disfrutar de nuestras sensaciones hasta alcanzar el alto, en el corregimiento de Santa Elena.

Hemos ascendido un puerto duro, sin ser extremo, que da lugar a excelentes diseños de etapas de alta montaña por la disponibilidad de encadenarlo con varios altos durísimos muy cercanos; como son Las Palmas, La China en Bello y la Loma del Escobero en Envigado.

Como se puede apreciar en la detallada altimetría, Santa Elena es un buen puerto de primera categoría, de más de 1000 metros de desnivel, donde su cima supera los 2500 msnm. Por longitud y dureza podemos compararlo a las vertientes norte del alpino col de Allos y del puerto de San Glorio en la cornisa cantábrica, aun inédito en carreras profesionales españolas.
Ascendiendo Santa Elena en la modalidad de cronoescalada
Saliendo de las calles de Medellín

1 comentario:

  1. Tiene varias rampas sobre mi nivel actual, aún así es nuestra próxima meta en compañía de mi padre.

    A Dios le pido salud y tiempo para seguir disfrutando junto a mi Héroe esta hermosa vida sobre una bici :D

    ResponderEliminar